En retirada…

La última ola

Ya me cuesta mucho soportar el elemento humano, no antepongo la palabra “ser” porque ese estrato en que arriba la conciencia es casi nulo, y lo hago en total libertad, no me interesan ni sus temas, ni sus intereses, es tal el nivel de ente paupérrimo con que tan alegremente desfilan ante mi, tan imbéciles me parecen, que no tengo nada qué decir. Sólo deseo huir a una playa desierta con mi compañera y olvidarme de toda esta organización basada en la misoginia y el control de la naturaleza.
La recompensa de ellos es siempre la misma, escaparse y no pensar.
Ricos y pobres: escaparse y no pensar.
¿Ésta es la mágica interpretación de la vida que tenemos? ¿Para esto hemos vivido  millones de años y evolucionado así?
¿Para qué me obligaste por ley desde muy muy pequeño, a asistir a tus clases y me adoctrinaste con tormentos psicológicos en esos colegios e iglesias de la peor  deformidad, y luego en esos trabajos de esclavos anti imaginativos y  cuyos cerebros de patrones y obreros no pueden ni interpretar un texto mínimo y si lo hacen es para relamerse el ego, para eso fue que crearon estos Estados de avaros, pedófilos y represores?
Pues ya no nos cuentes entre tus filas de miedosos. Y sigue con tus virus que ellos te creen.
A los 60 años he comprendido que todo ha sido ridículamente escenificado y que nuestro cerebro lo admite para no estallar de hastío.
De verdad, la nada del universo nos haría sucumbir si se tomara conciencia crítica.
Aquello posterior a los -10.000 años ni me interesa, fundado el patriarcado dios apareció a costa de matar al humano que se domesticó por comodidad. Que te quede claro, sólo fue comodidad.
Dejamos de movernos y detenidos nuestros pasos se detuvo la cercanía de la realidad con su entorno natural, así se comenzó a vivir en pensamientos simbolizados sin ninguna conexión con el ahora y el aquí. Por eso no paramos de destruir la naturaleza y los animales, ya no formamos parte de ello en esta nueva representación mental de la realidad.
Habiten sus sueños.
Nosotras renunciaremos toda ilusión para vivirla.
Atrás quedó la civilización y sus venenos.
Nos vamos a la playa más alejada… en medio del bosque, junto a una hoguera, tomados de la mano, abandonaremos la palabra escrita para regresar a las viejas leyendas orales.
¿Me llevás? Betty Oh

{123} La espiral energética

{123} cusatopía…
En el comienzo el consumo de la energía fue escaso, de muy bajo impacto ambiental.
El concepto de “frontera”, un lugar más allá del mundo plano, se percibía en el momento exacto en que la comida se acababa, así surgió la expansión en recorridos cíclicos primero, abiertos después.
En principio, la agricultura no supuso necesariamente el uso de

la dominación, pero la complejidad social se va incrementando con la disponibilidad mayor de esa energía.
Cuando surgió la ciudad estado apareció el individualismo: la guerra.
La guerra es la competencia de individualidades, de más consumo de otras energías, de más dominación en jerarquías: el patriarcado.
La era industrial apareció por la falta de madera, de allí al carbón, gas y petróleo y nuevas tecnologías.
De esos estados invasivos surge el capitalismo.
Bienvenidos a la entropía.
Nadie escapa a las leyes de la termodinámica.
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

La globalidad sólo es una espiral de descendencia antropocena.
oscar cusano

” El salto acrobático de la mente Sapiens”

“De muy pequeño supe que el Cristo no había sido otra cosa que un artista comprometido con lo social.
La izquierda no tiene en cuenta este fenómeno de transferencia porque desecha de plano aquello que no pueda controlar, la ideología siempre tiende a cuantificar la razón, hasta en sus pensadores más libres, no digo que no sea práctico, pero, visto lo visto, el pragmatismo compartido también por el capitalismo dista a mi entender del conocimiento verdadero.
El patriarcado y la derecha en general lo supieron muy temprano.
¿Durante cuánto tiempo más soportará el mundo las estúpidas ideas en las que está sostenido como un nido en su rama, bajo el peor temporal de su historia?
¿Cuánto les queda a los sabios de hoy para seguir haciendo sobrellevar tanto sufrimiento a la pobre gente dormida hasta que despierte?
Y ¿cuándo comprenderán los espabilados que tarde o temprano la perplejidad también llamará a su puerta en forma de agua o cielo contaminado?
Del artista de la palabra salió el músico, de ambos, la canción del homo sapiens. A partir de allí, todas las religiones aprendieron a manipular y vivir a cuerpo de rey, mientras los pringaos ignoran o se espantan, que es el mismo abismo donde nos perdemos para escapar de la sonrisa porque somos unos mentirosos.
Lo que me queda claro es que lo conocido ya no servirá, la muerte está ahí, mirándonos, acurrucada en su espera, con ella también muere la filosofía y las profundidades, otra falacia de nuestra incapacidad para ver lo obvio: el hambre y la tristeza.
Estamos en manos de los imbéciles sólo por nuestra propia imbecilidad de no comprender que la angustia existía antes de los “iluminados”, porque no existen los ilustrados, son aproximaciones del círculo junto al fuego de la caverna de los que nos precedieron.
Incluso la espiritualidad es una impertinencia ante el universo, ¡amebas piojosas somos!
Convertimos la estupidez en misterios porque no hay palabras para tanto precipicio.
Debería ser el caos y no el derecho la meta encendida, el caos que deriva del “kaos” significa agujero, por allí penetrarían más honestidades que las normas de los ricos para mantenerse.
Estamos perdidos, los psicópatas ganan las batallas, cada una de ellas.
Nos quedamos dormidos esperando el mesías, el profeta, que es una indulgencia del totalitarismo.
Lo único que nos queda es abandonarlo todo, incluso el arte simulado, sólo nos resta correr hacia nuestras vidas y unirnos para intentar llenar ese vacío…
Nosotras ya nos hemos marchado, intentaremos salir de esa trampa llamada cordura”(De “El salto acrobático de la mente Sapiens”, por Oscar Cusano)https://www.youtube.com/watch?v=B5WbSrorUyIhttps://www.youtube.com/watch?v=B5WbSrorUyI